Limpieza y cuidado de la cañas de oboe.

La caña es uno de los elementos más importantes a la hora de tocar el oboe. Tocar con una caña que no funciona correctamente o que está dañada puede hacer que nuestro oboe no suene como tiene que sonar. Incluso puede hacer que tengamos muchas dificultades a la hora de ejecutar ciertos pasajes. Cuidar y limpiar las cañas bien, hará que nos duren más tiempo en buen estado. Por eso, en esta entrada del blog, vamos a dejaros unos consejos sobre la limpieza y el cuidado de las cañas del oboe.

 

Utiliza una caja apropiada para guardar tus cañas de oboe.

Es muy importante que utilices una caja apropiada para guardar tus cañas de oboe, ya que esto influirá directamente en la duración de tus cañas. Asegúrate de que tu caja de cañas tiene un respiradero que les permita ventilar a las cañas que están dentro. Es muy importante para evitar que se generen excesos de humedad, que pueden producir moho.

Además, es muy importante que las cañas estén bien sujetas dentro de la caja para evitar que se rompan durante los desplazamientos.

 

Limpieza del interior de las cañas:

¿Las cañas se limpian? Sí claro, al igual que el oboe se limpia por dentro cada vez que lo usamos, las cañas tienen que limpiarse regularmente. Con el uso, las cañas van acumulando suciedad en su interior. Esta suciedad también puede hacer que nuestra caña no funcione correctamente, haciendo que vaya más dura por ejemplo.  Por eso es recomendable hacer una limpieza periódica del interior de nuestra caña con un limpiador de cañas.

Para hacer una correcta limpieza, introduce tu caña durante uno o dos minutos en agua de manera que cubra todo el raspado de la caña. Después introduce el limpiador por la parte de atrás del tudel hasta que salga por la punta de la caña. Repite esta operación cuidadosamente varías veces. A continuación, limpia la caña debajo del grifo con hilo fino de agua para eliminar cualquier suciedad que pueda haber quedado.

Limpiacañas oboe

 

Cepíllate los dientes antes de tocar:

La higiene bucal es muy importante, pero para un oboísta aún más. Para evitar que se acumule cualquier suciedad en nuestra caña, es muy importante que te cepilles los dientes especialmente si comes algo antes de tocar. Así estamos evitando que puedan entrar restos de comida en nuestra caña o en nuestro oboe.

 

Humedece tu caña con agua:

Es importante que humedezcas tu caña con agua y no directamente con saliva antes de tocar. La saliva contiene sustancias corrosivas que pueden estropear la caña. Mojar nuestra caña en agua ayudará a alargar la vida útil de la caña.

Limpieza y cuidado cañas oboe

 

Retira el plástico de la caña antes de guardarla:

Si utilizas plástico, teflón o fish skin en tu caña, es muy importante que lo retires una vez termines de tocar y pongas un trozo nuevo al día siguiente. Es fundamental para que tu caña se seque completamente y evitar que se generen mohos y humedades excesivas. Además así la caña respira mientras no la estás utilizando. Todo esto repercutirá directamente en que tu caña dure más tiempo.

 

Plástico cañas oboe

¿Tienes más consejos o trucos para cuidar tus cañas o mantenerlas limpias? Cuéntanoslos en los comentarios de debajo del post. Nos encantará leerlos. 😊

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error:

Este sitio utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación. Obtenga más información sobre cómo utilizamos las cookies.