Alba Moreno Serrano – China – Con el oboe por el mundo

Hoy en nuestra sección, «Con el oboe por el mundo» que trata sobre oboístas españoles que viven o han vivido en el extranjero y nos cuentan su experiencia. Os traemos a Alba Moreno que nos contara su experiencia en el continente asiático, más concretamente en China. Desde EG-REEDS, queremos agradecer la colaboración de Alba Moreno y la interesante historía que ha compartido con todos nosotros. Espero que la disfrutéis tanto como nosotros. 

Recuerda que si estás interesad@ en contarnos tu historia, puedes ponerte en contacto con nosotros en el correo info@eg-reeds.com

¡Hola! Me llamo Alba, y me encantaría compartir con vosotros mi aventura oriental.

Todo empezó a finales de 2014 cuando el maestro Juan Manuel García-Cano Ruíz, con quien recibía clases particulares cuando podía, me invitó a hacer las audiciones para entrar a estudiar la carrera de artes, con especialidad en interpretación, en la Universidad de Suzhou (Sochoow University), en China. Ese curso académico empezaba el grado de musicología en la UCM y era mi último año de Enseñanzas Profesionales en el conservatorio de Getafe. La prueba para la universidad China se podía hacer por vídeo y si no recuerdo mal, consistía en interpretar varias escalas, un ejercicio lento y otro rápido, y 3 obras de diferentes periodos. Además de eso, tenía que enviar mi CV, una carta de motivación y mi reporte académico. Dado que unos meses después pensaba presentarme a las pruebas del conservatorio superior, vi esta prueba como una oportunidad para tener el repertorio preparado antes de tiempo. En abril recibí los resultados. Había sido aceptada y me habían concebido la beca de la universidad. Pensé en darme una semana para pensarlo bien y contestar. A los dos días les envié un correo aceptando esta nueva experiencia, pues si me lo pensaba más, sabía que lo podría rechazar.

 

 

http://music.suda.edu.cn/

Desde España tuve que ir adelantando los trámites de extranjería y tuve que hacerme un examen médico. El 5 de septiembre de 2015 puse rumbo a China. No os voy a engañar, las primeras semanas fueron duras. Encontrarse prácticamente sola en un nuevo continente, no dominando el idioma y con una cultura tan diferente a la mía no fue fácil. En China tuve la suerte de tener siempre el apoyo de mi profesor, y de crear nuevas amistades que me ayudaron a sobrevivir esta aventura. Desde España, mi familia y muchos amigos me brindaron su apoyo y cariño todos los días, me ayudaron más de lo que ellos se puedan imaginar.

Estuve alojada en los dormitorios para estudiantes, que se encontraban a menos de 10 minutos andando del edificio de música y las aulas (y casetas) para estudiar. Con mis clases de oboe no tuve ningún problema, Juan Manuel García-Cano es un excelente profesor. Considero que siempre me proporcionó buenas herramientas para poder crecer como intérprete y como músico. Él está siempre en constante búsqueda de nuevo repertorio e intentando desarrollar nuevas metodologías para enseñar a sus alumnos. Ahora mismo estoy recordando un hecho que siempre provocaba sentimientos encontrados en mí, y es que siempre me regalaba una clase el día de mi cumpleaños, un gesto precioso que encantaría a cualquier persona, excepto por el hecho de que mi cumpleaños es el 1 de enero (aunque he de confesar que este año que no estoy en China, he echado de menos esa clase).

 

 

El resto de asignaturas las recuerdo con mucho cariño, incluso dos de ellas que tuve que cursar en chino, una de formación auditiva y otra sobre Pitch-Class Set Theory, pero pude entender ambos cursos sin problemas. La mayoría de mis profesores procedían de distintas partes del mundo y pudieron aportarme diversos puntos de vista relacionados con la música y el arte. Por ejemplo, tener influencias de profesores estadounidenses que se han desarrollado en un sistema educativo distinto al mío me dotó de otras estrategias que puede que no hubiese conseguido en un ambiente de conservatorio europeo. En los cuatro años que duró mi carrera tuve la oportunidad de ser asistente en la banda de la universidad, incluso dirigir algunos seccionales, formar grupos de cámara, y tocar con diversas orquestas. También di clases de oboe y de español, sustituí de vez en cuando a la directora de una orquesta juvenil, obtuve premios de la universidad, y el premio a estudiante destacado extranjero que otorga el gobierno chino.

Residir en otro país, y estudiar en él, te hace conectar con su cultura de una forma especial. Mi aventura China, que es como cariñosamente llamo a mi grado universitario, me hizo crecer y desarrollarme como profesional, estudiante y persona.

Este relato lo he contado en pasado, puesto que terminé mi grado en junio de 2019. Ahora mismo me encuentro en España mientras termino un máster de musicología. Aunque mi futuro es totalmente incierto, mi idea es comenzar una nueva aventura en unos meses, esta vez en el continente americano, concretamente en Costa Rica. Estoy deseando llegar allí y comenzar a compartir y desarrollar nuevos proyectos musicales y académicos. Si alguno de los que estáis leyendo mis humildes palabras estáis pensando en ir a otra ciudad, país o continente a estudiar, mi consejo es que os arriesguéis. No os puedo asegurar que vaya a ser una buena experiencia, pero si os puedo decir es que vais a ganar y aprender más de lo que vosotros esperáis.

Muchas gracias al equipo de EG-REEDS, y en especial a Éric González, por acordarse de mí y querer contar con mi experiencia en la sección de su blog: “Con el oboe por el mundo”.

Un abrazo muy fuerte,

Alba Moreno-Serrano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: